Este capítulo forma parte de «La Mujer Oceánica» Ediciones Gaia

La rabia en las mujeres es la
emoción prohibida por excelencia

Desde nuestra más tierna infancia se nos ha inculcado que las mujeres no podemos sentir rabia. No…, eso no va con nosotras. O al menos no con las mujeres aceptables que, en el fondo, todas deseamos ser. Porque todas necesitamos ser aceptadas y amadas por la manada, que a día de hoy y a gran escala, es nuestra sociedad.

Se nos ha negado la rabia y con ello nuestra capacidad de actuar en el mundo

La rabia, cuando es permitida, funciona como un propulsor que te impulsa, irremediablemente, a actuar; produce fuego y con él se transforma la emoción en sí en una acción que, sin duda, te llevará más allá de donde estabas.

Negar la rabia de las mujeres es, pues, negar su capacidad
de acción en el mundo

– La rabia mueve a la mujer de un lado a otro –

Se nos ha enseñado a esconderla, a disimularla con una sonrisa, a apretar la mandíbula y a maquillarla con mil y un disfraces. Se guarda con recelo en el desván del piso de abajo.

La mayoría de las mujeres, en mayor o en menor grado,
fingimos que la rabia no va con nosotras

Y cuando no se le permite manifestarse, la rabia produce un adormecimiento y una dosis de anestesia que nos frustra a niveles insospechados. Estamos perdiendo intensidad al integrar como propias creencias limitantes como esta, que no sustentan la vida.

Piénsalo: la rabia y el placer han quedado excluidos de la vida social

No está bien mostrarse
como una mujer rabiosa…
y tampoco como una mujer deseosa

Mira la naturaleza. Observa las imágenes de un volcán en erupción e intenta captar la intensidad del momento, la vivacidad con la cual la lava emerge desde el útero de la Madre Tierra, a veces tan tierna y acogedora y otras tan viva y desgarradora. Esa eres tú.

De esa rabia emergerá la compasión de nuestros corazones, porque todo nace del mismo fuego: el fuego de tu corazón

¡Arder en Rabia es más que saludable; es necesario para que la vida continúe! Lo que no es saludable es ahogarla y consumirte en ella. Las enfermedades son eso, emociones reprimidas.

Una mujer que esté en contacto con su rabia es una mujer transformadora

Descubre tu fiereza, tus ganas de amar la vida, tu intensidad, y regálaselas al mundo.

firma_myriam

🌿 Este texto forma parte de mi libro «La Mujer Oceánica» Ediciones Gaia. Lo encuentras en las librerías de España, México, Argentina, Ecuador, Colombia y Uruguay ¡En unos meses llegará a Chile! También por Amazon.es y .com.
🌿Para vivenciar todo lo que te cuento en mi libro vente a uno de los 5 retiros que hay programados para este año. Mira las fechas aquí.
🌿 Para recibir más inspiraciones como éstas en tu correo suscríbete aquí.

Esta entrada tiene 18 comentarios

  1. daniel

    hola Myriam y hola a todas, me presento soy daniel y soy un chico en busca de mi interior femenino, en busca de llevar una vida con un sentir y una visión femenina, me siento muy identificada con lo de esconder la rabia y también el deseo, pero la rabia ese volcan del que hablas Myriam se vuelve en nuestra contra, ¿cómo sacarla, exteriorisarla? un beso grande y gracias

  2. marta

    Totalment d’acord, GRÀCIES!

  3. Pau Rei Fe

    En mi investigación acerca del tiroidismo que os afecta a tantas, llegué a la conclusión que esta rabia reprimida especialmente en la mujer, podría ser la causa. Pues es como si la alimentación de este lado oscuro no expresado os atacara vuestra parte divina, tiroides(mariposa) en vuestra conexión con la fuente/arquetipo divino/hormonas. De aquí que esta diferencia entre hombres y mujeres en cuanto a la malfunción de la tiroides venga de esta represión social adquirida.

    Un abrazo a todas.

  4. ana

    Sí, se me han saltado las lagrimas, estoy a punto de estallar, Gracias a Dios, o Gracias a mi. Me ha encantado tu artículo. Es fuego, y el fuego es imprescindible, lo estoy entendiendo… Enhoranbuena

  5. Alba

    Gracias Myriam hermosa son las emociones que mas he contenido en mi vida la rabia el placer es un regalo poner conciencia porque leyéndote mes da la sensación que son unas emociones que van de la mano….a permitir sentir…. me gusta eso de observar y hablar con nuestra rabia…practicare cuando surja de nuevo ….te abrazo hondo guapetona extraño a momentos ese circulo de contención y expresión entre mujeres pero estamos en circulo aunque en la distancia besiiitos

    1. Myriam

      Gracias a tí Alba por reconocer tu Rabia y tu Placer como algo que va de la mano, como tu bien dices. La contención de los Círculos en los que has participado siguen estando contigo!.Cierra los ojos, repira y siéntela. Está ahí! Espero que nos abracemos de nuevo muy muy muy pronto!. Cariños para tí!

  6. scarlet

    Pues si, esa rabia la han ejercido sobre mi, y yo aprendí a anestesiarme, no sabia ponerle nombre, creí que era odio, furia, maldad, lo meditaré y observaré cuando vuelva a sentirla..
    Cuando ha estallado ha sido mal, me gustaría saber como trasformarla en positivo.

    1. Myriam

      Querida Scarlet,
      Gracias por tu compartir! Obsérvala con distancia, desde la observadora, a ver qué te dice la Rabia. A veces susurra y otras grita para que escuches el mensaje que tiene para tí. La Rabia cuando emerge, lo hace con intensidad. Lo que no podemos seguir haciendo es anestesiando la Vida que fluye por nuestro interior. No juzgues: no hay positivo ni negativo. Tan sólo hay una emoción que permites y una responsabilidad contigo misma de asumirte a tí como Mujer y no echar las culpas fuera. La Rabia no es una herramienta para hacer daño al otro sino una emoción que trae consigo una Fuerza imparable que te permite movilizar acciones.

      Siéntelo, habla con ella…y nos cuentas a ver qué te dice!
      Seguimos!

      Te mando un cálido abrazo,

      Myriam

      1. Candela

        Porque la Rabia nos conecta con la Vida. Gracias por tan precioso caminar.

        1. Myriam

          Así es Candela. Estamos vivas y las emociones son para vivirlas.

          Este texto ahora forma parte de mi libro “La Mujer Oceánica” Ediciones Gaia. Está repleto de inspiración, experiencias y recursos para el día a día ¡Seguro que te encantará! ¿Desde donde me escribes? Lo venden en España, Argentina, Mexico, Colombia, Ecuador, Uruguay y Chile.

          Recibe un gran abrazo de mi parte,

          Myriam

  7. Janet

    pero cuánta verdad! he llorado de leerte, ni rabiosas ni deseosas….cuánto estigma!
    GRACIAS

    1. Myriam

      Preciosa Janet!Si…cuánto estigma!Sigamos poniéndole palabras a lo innombrable.
      Gracias por tu compartir que nos nutre a todas.
      Con mucho Cariño,

      Myriam

    2. Miriannys

      Hola mis queridas mujeres, y dónde queda el poder de la transmutación? De sustituir, transformar y desplazar esa rabia volcánica por una virtud, porque un sentimiento tan grande como este puede hacer arder todo un bosque de virtudes ya sembradas a lo largo de nuestra vida, ese andar bonito de empoderamiento, de genuinas, he sentido rabia y de rechinar mis dientes pero parece consumir

      1. Myriam

        Hola Janet,

        ¡Me alegra leerte y te agradezco tu comentario! Desde la mirada que comparto en mi libro, el primer paso necesario es reconocer el sentimiento de rabia y validarlo dentro nuestro. Es decir, reconocer que tengo rabia en estos momentos para poder abrirme a ella. Este paso es imprescindible, de lo contrario niego la rabia y la implosiono hacia dentro creando síntomas, dolores, enfermedad, malestar…En otro capítulo de «La Mujer Oceánica» hablo de ello así de cómo transitar ese lado oscuro que todas llevamos dentro pero que nos incomoda y que no queremos.

        Una vez eres capaz de abrirte a esa rabia y respirarla verás que ésta misma se diluye y queda un espacio abierto repleto de virtud.

        Recibe un cálido abrazo de mi parte,

        Myriam

  8. Adriana

    Myriam!

    Ya esperaba con ancias tu email y sabía que era para mi…justo el tema que ya no puede esperar en mi para ser comprendido «La rabia» ha sido un gran tema para mi ya que ni siquiera lo tenia contemplado en mis emociones «negativas» a trabajar, como bien lo dices, he estado en un profundo estado de endormecimiento tal que ni siquiera podía contemplar la palabra. Paradogicamente ahora que lo medito, los más grandes encontrones que he tenido en mis relaciones han sido cuando ha salido «ella» sin que yo le diera permiso, lo que no es lindo es que siempre ha sido para «mal» por el momento solo conecto con situaciones dónde incluso hubo abuso físico de parte mía hacia otros, recuerdo hablar de mi diciendo algo como: Soy muy tranquila pero cuando me «hieres» voy a mostrarte toda mi furia, sí, furia es la palabra que uso, quizá no son lo mismo, ya lo meditaré y espero me ayudes a encontrar más claridad. Ahora mi pregunta sería, ¿Cómo puedo fluir con mi rabia sin que sea negativo lo que sucede?

    GRACIAS por cruzarte en mi camino y darme luz

    Adriana

    1. Myriam

      Hola Adriana,
      Gracias por tu compartir. La Rabia estancada nos ha anestesiado y nos lleva a que el cuerpo le busque otra salida a esa emoción no permitida, a menudo a través de malestares físicos. Siente dentro de tí a ver si furia y rabia son la misma emoción. Míralo dentro desde tu sentir a ver qué sale porque esa será tu verdad, la más valiosa. Cuando me dices cómo impedir que la rabia fluya sin que sea negativo te preguntaría: a qué te refieres con negativo? A veces lo negativo luego resulta que es positivo.
      Seguimos entretejiendo entre el Saber que emana de todas.
      Un abrazo grande y relindo para tí!

      Myriam

Deja una respuesta